Toxina botulínica

Toxina Botulínica es el nombre del principio activo contenido en el BOTOX o VISTABEL. Es una proteína usada en medicina desde los años 70 para el estrabismo, distonía focal y bléfaroespasmo.

Dicha proteína consta de dos cadenas moleculares: una de unos 100.000 D y otra de 50.000 D. Son pues los pediatras y los oftalmólogos los primeros quienes la usaron para controlar espasticidad muscular en niños, en algunos casos incluso recién nacidos y para controlar el estrabismo por parte de los oftalmólogos. Desde entonces, se aplica con mucho éxito en el campo de la Medicina Estética, está indicado en las arrugas de expresión del tercio superior de la cara ejerciendo una acción lift.

Mecanismo de acción de la Toxina Botulínica

Dicha proteína actúa selectivamente en la placa neuromuscular. Teniendo en cuenta que las arrugas del tercio superior de la cara son dinámicas o gestuales, la Toxina Botulínica actúa impidiendo la contracción muscular en aquellas zonas en las que esta contracción se traduce en arrugas. La técnica es relativamente sencilla y prácticamente indolora. Se puede aplicar anestesia tópica o hielo en las zonas a tratar en determinados casos.

  • La duración del tratamiento no suele ser superior a la media hora y la eliminación de las arrugas empieza normalmente al segundo día post-tratamiento y su efecto máximo ocurre a las 2 semanas postratamiento. Es un tratamiento que requiere hacerlo dos veces al año, pues los efectos no son permanentes (efecto reversible).
  • Son candidatas a este tratamiento personas de la edad que sea que deseen eliminar o disminuir las arrugas de determinadas zonas.
  • Las contraindicaciones del tratamiento son escasas y, como cualquier acto médico, previamente se deben valorar delante del paciente las indicaciones concretas o sus contraindicaciones.