La Ozonoterapia consiste en la aplicación de ozono médico, un gas similar al oxígeno medicinal que se utiliza habitualmente en los pacientes con problemas respiratorios, pero en el que hay disuelto gas de ozono en concentraciones inferiores al 5%.

El ozono es en realidad una molécula compuesta por 3 moléculas de oxígeno que se encuentra en la naturaleza pero también. La ciencia y la tecnología han conseguido diseñar un generador médico de ozono que al aplicar una corriente eléctrica, disocia y reagrupa los átomos de oxígeno medicinal, siendo capaces de generar ozono dentro de unos estrechos y precisos márgenes terapéuticos preestablecidos, entre 1 y 80 microgramos/mililitro, evitando de este modo cualquier tipo de toxicidad biológica.

La Ozonoterapia es una terapia ampliamente extendida por todo el mundo: presente en más de 50 países y con más de 26000 ozonoterapeutas, y que en países como Alemania se utiliza de manera rutinaria, desde hace años, en su sistema público sanitario. El ozono es un gas con un enorme potencial terapéutico pudiendo considerarlo como un medicamento universal, utilizado con éxito en pacientes de todas las edades y en las patologías más diversas, fácilmente constatable en los cuantiosos estudios clínicos, cada vez más numerosos, llevados a cabo y publicados en la literatura científica. El poder curativo del ozono y la ozonoterapia se debe a su capacidad para promover una “reacción oxidativa” transitoria y controlada, una especie de “vacuna antioxidante”, que al interactuar con nuestro organismo desencadena complejos cambios bioquímicos promotores de sus beneficiosos efectos terapéuticos, entre los que destacaría su poder:

• ANTIOXIDANTE:
Es considerado como uno de los “neutralizadores más efectivo de radicales libres”, que gracias a su capacidad para estimular las enzimas que actúan como antioxidantes endógenos (superóxido dismutasa, glutatión peroxidasa, catalasa, entre otras) encargadas de eliminar el “exceso” de radicales libres generados por el metabolismo celular. La ozonoterapia consigue disminuir eficazmente el grado de estrés oxidativo y aumentar la resistencia de nuestras células a la oxidación.

• OXIGENANTE:
La Ozonoterapia facilita el aporte de oxígeno a todo nuestro organismo gracias al efecto que tiene sobre la formación y el metabolismo de los glóbulos rojos que los hace más flexibles, resistentes, menos adhesivos y funcionalmente más eficientes, mejorando considerablemente su capacidad para absorber, transportar y ceder el oxígeno a nuestras células. Así mismo, es capaz de dilatar y formar nuevos vasos (neo-angiogénesis) facilitando, no solo la oxigenación, sino el aporte de todo tipo de sustancias y nutrientes fundamentales para un el funcionamiento de nuestras células.

• DESINFECTANTE:
Por acción de los peróxidos generados por el efecto del ozono sobre el organismo, inactiva y elimina múltiples microorganismos patógenos, comportándose como un eficaz bactericida, viricida y fungicida.

• INMUNO-MODULADOR:
Estimula y regula la función de los glóbulos blancos aumentando las defensas frente a las agresiones externas y al mismo tiempo modulando su respuesta en las enfermedades autoinmunes. ANTINFLAMATORIO: Por su efecto neutralizador sobre los radicales libres (una de las principales causas endógenas desencadenantes del proceso inflamatorio), su efecto inmuno-modulador y la capacidad para regular la producción de eicosanoides (mediadores fundamentales de la respuesta inflamatoria) pro y antinflamatorios, modula la respuesta inflamatoria natural de nuestro organismo.

• ANALGÉSICO:
Neutraliza los mediadores químicos neurogénicos del dolor.

• REGENERADOR:
La ozonoterapia favorece la regeneración tisular al promover la movilización de células madre de la médula ósea (CEMO) y la secreción de factores de crecimiento, sobre todo el TGFB1.

• REVITALIZANTE:
Por su acción oxigenante, antioxidante, modulador de la respuesta inflamatoria y regeneradora, retarda los procesos de envejecimiento celular (efecto antiaging) y promueve la recuperación funcional en pacientes afectados con enfermedades degenerativas y/o inflamatorias agudas y crónicas. Al tratarse el ozono de un gas que difunde fácilmente por todo el organismo, (su coeficiente de difusión es 10 veces superior al oxígeno) el modo de aplicación puede ser, dependiendo de las patologías a tratar y su localización, endovenosa, lo que se conoce como auto hemoterapia mayor, tópico, subcutánea, intramuscular, intraarticular, vaginal y rectal.

Aunque la ozonoterapia, dado su carácter universal como modulador de la fisiología celular y puede ser utilizado en cualquier tipo de patología, entre sus aplicaciones más habituales:

• Enfermedades o procesos patológicos en la piel: úlceras, heridas, infecciones cutáneas.
• Enfermedades o procesos patológicos del aparato musculo esquelético: Tendinitis, roturas fibrilares, afecciones articulares.
• Enfermedades respiratorias: EPOC, procesos infecciosos respiratorios.
• Enfermedades o infecciones vaginales, como la candidiasis.
• Enfermedades o infecciones en el intestino: Enfermedades inflamatorias (Crohn y colitis ulcerosa), fístulas, abscesos, colon irritable.
• Enfermedades que cursan con trastornos de la respuesta inmunitaria, tanto por exceso como por defecto.
• Enfermedades crónicas y en general todo tipo de estados patológicos que se requiera mejorar la salud.
• Tratamiento antiaging

SOLICITA INFORMACIÓN