Loader Image
Actualmente no existe un método comprobado para crear nuevo cabello, sin embargo existen alternativas para volver a tener cabello. Después de los 40 años de edad algunos hombres comienzan a tener pérdida capilar, aunque hay casos que desde la juventud 20 o 30 años comienzan a notar la pérdida de cabello, generalmente, la calvicie se debe a la herencia y a los efectos de la Dehidro-Testosterona (DHT), hormona masculina.

Los folículos pilosos se vuelven progresivamente más pequeños, creando un cabello muy fino casi como el vello. En esta etapa el problema puede mejorar en cierta medida con tratamiento farmacológico; sin embargo, si el problema persiste y se observa escasez o la pérdida total del cabello de ciertas zonas, la solución definitiva es el injerto de cabello.

La pérdida de cabello suele afectar a la parte frontal y a la superior del cuero cabelludo, mientras que los folículos pilosos de la nuca demuestran mejor resistencia a los efectos de la testosterona, conservándose de por vida. En las mujeres, la pérdida de cabello normalmente inicia con la menopausia. Antes de esto, el efecto de la DHT es anulado por el estrógeno.

Cuando los niveles de dicha hormona disminuyen los folículos pilosos pueden adelgazarse provocando calvicie en la parte superior de la cabeza además de una calidad de cabello baja, es decir cabello fino, quebradizo y con poca vitalidad y con diminución de la densidad. Contamos con dos procedimientos: Técnica FUE ( Extracción de Unidades Foliculares, es decir Pelo por Pelo) y la Técnica FUSS ( Extracción de Unidades por Tira ), además de la combinación de ambas para casos especiales y Microinjerto de Cejas y áreas cicatrizales.

¿Qué son los folículos?

El pelo en su forma natural crece en lo que conocemos como unidades foliculares (UF`s). La unidad folicular de un adulto se compone de 1 a 4 pelos terminales (gruesos), además contiene 1 ó 2 pelos finos (vello), glándulas sebáceas, un pequeño músculo y una fina red nerviosa y vascular, rodeados por una fina banda de colágena llamada perifolículo.

La cantidad de cabello a injertar se determina mediante exploración física en la consulta ofreciéndole lo ideal para lograr un cabello con densidad siempre y cuando se adapte a la condición actual del paciente. En las personas con pérdida de cabello de más del 80% o en las personas maduras, los resultados esperados son satisfactorios comparados con la situación actual, sin embargo en personas jóvenes que comienzan a perder cabello pueden lograr una densidad mayor.

Injertos capilares

Es la técnica quirúrgica mediante la cual se trata la alopecia o perdida de pelo, ya sea en la zona de la cabeza o en regiones pilosas específicas que lo han perdido por múltiples causas (Cicatrices, quemaduras, zona de las cejas, barba, pubis, etc.)

Aunque los injertos capilares tienen varias aplicaciones la principal es el tratamiento correctivo de la caída del cabello. La principal ventaja quirúrgica sobre otros tratamientos cosméticos o estéticos, es que es una solución natural, mínimamente invasiva, segura, permanente y cada vez más accesible a la población en general.

Las técnicas actuales de trasplante capilar permiten extraer miles de folículos de las zonas no afectadas por la alopecia para implantarlos en las zonas de calvicie. La zona de donde se toma el cabello se denomina “Área donante”(normalmente la zona posterior y lateral de la cabeza) y la zona donde se realiza el implante capilar de estos cabellos se llama “Área receptora” (región frontal, superior y coronilla).

El principio básico del micro injerto de pelo es la redistribución de cabello de las zonas donde no se va a caer nunca, o sea, cabello que no está programado genéticamente para caerse (zona donante) y llevarlo a la zona despoblada, donde se está perdiendo cabello (área receptora). Una vez recolocado, el pelo comenzará a crecer en su nueva ubicación. El cabello trasplantado necesita al menos 5 días para adaptarse a su nueva ubicación e integrarse a los tejidos receptores. El pelo que tiene el folículo trasplantado, crecerá y se caerá, no quedando señales visibles del trasplante capilar. El pelo nuevo comenzará a crecer a partir de los 3 meses aproximadamente, a razón de un centímetro por mes. A los 6 meses, ya ha nacido el 70 % del pelo y comenzará a madurar lo que proporciona sensación de mayor densidad. El resultado se considera definitivo entre los 10 y 12 meses.

La cirugía capilar la realiza un equipo de cirujanos y enfermeras expertos en la materia, quienes conjugan técnicas de vanguardia con habilidad artística para conseguir Imitar el crecimiento natural del cabello. Saber dar el ángulo de inclinación que consiga una naturalidad total, Obtener la mayor densidad en la zona receptora (con la técnica de injerto capilar es posible obtener una densidad del 60 % de la densidad original para obtener un resultado óptimo).

Siempre es conveniente saber que la cirugía es posible combinarla con tratamientos médicos y productos cosméticos para contribuir a mantener y mejorar el resultado obtenido con los injertos, por ejemplo la infiltración de plasma rico en plaquetas.

Las técnicas más utilizadas actualmente para injertos capilares son (por sus siglas en inglés) F.U.E. (extracción de unidades foliculares) y las F.U.S.S. (Extracción de unidades foliculares con tira).

Técnica F.U.E

La Extracción de Unidades Foliculares (FUE) es una de las técnicas más desarrolladas para el tratamiento de la pérdida de cabello sin necesidad de hacer incisiones ni heridas y por tanto sin suturas.

La extracción de unidades foliculares (FUE) es un tratamiento para la pérdida de cabello que consiste en extraer los folículos pilosos, individualmente, de la parte posterior de la cabeza para trasplantarlos. FUE es una técnica menos invasiva, no produce ninguna cicatriz lineal en la piel cabelluda y es ideal para aquellos que desean llevar el pelo muy corto o para aquellos cuyo cuero cabelludo no tiene suficiente elasticidad para una recolección en forma de tira.

También puede ser utilizado en combinación con la Técnica FUS (Tira) tradicional para una máxima cobertura de la cabeza.

Los Candidatos Ideales para la Extracción de Unidades Foliculares (FUE) son pacientes que:

– No disponen de una extensa área donante.

– Tienen un cuero cabelludo poco elástico.

– Han sido sometidos a varios procedimientos de FUS puesto que tienen una reducida área donante y un cuero cabelludo poco elástico.

– Desean llevar el pelo muy corto.

– No requieren implantes demasiado extensos (áreas pequeñas, cejas, barba, cicatrices)

En los últimos años, la extracción de unidades foliculares (FUE) ha sido el procedimiento de elección para el trasplante de cabello. Con esta técnica, cada injerto se diseca uno por uno, utilizando lupas y microscopios estereoscópicos, antes de ser implantado en una pequeña incisión en el cuero cabelludo.

A diferencia de otras técnicas, la Extracción de Unidades Foliculares (FUE) evita hacer incisiones en el área donante. De hecho los injertos se extraen simultáneamente a través de pequeños orificios de entre 0.6 y 0.8 mm, que al cicatrizar quedan prácticamente indetectables en el cuero cabelludo.

En un caso típico de FUE se puede conseguir desde 500 hasta 2500 injertos en una sola sesión, empleando entre 6 a 8 horas para dicho procedimiento, que puede llevarse a cabo con anestesia local, una sedación suave y habitualmente de manera ambulatoria. Ocasionalmente en casos especiales puede requerirse más de una sesión de implantes para conseguir los objetivos deseados.

Técnica F.U.U.S

La técnica F.U.S.S. es la técnica más utilizada en el mundo. Es una técnica que permite obtener un resultado estético muy natural e indetectable. Este método consiste en extraer una banda de cuero cabelludo en la zona donante (en la parte de la nuca) de aproximadamente un centímetro de ancho y de 10 a 30 centímetros de largo según el número de injertos requeridos para implantar.

Con la banda extraída de la zona donante, se separaran minuciosamente mediante lupas o microscopio, las unidades foliculares en injertos de uno, dos, tres o cuatro cabellos. Según la capacidad de la zona donante del paciente y en función de las necesidades se pueden separar hasta 3.500 o 9.000 cabellos en una sola intervención.

Las ventajas de la técnica FUSS son:

• El porcentaje de éxito con esta técnica es muy alto

• Permite redensificar zonas amplias

• Hay mayor posibilidad de que los injertos se integren

• Es un poco más económica

Al igual que la técnica FUE esta técnica se puede llevar a cabo bajo anestesia local o con sedación suave, dependiendo de la cantidad de injertos pueden requerirse entre 4 a 8 horas para llevarla a cabo y ocasionalmente se puede requerir más de una sesión para conseguir los objetivos deseados.

Tratamientos accesorios

Aparte de los tratamientos quirúrgicos puede ser necesario tomar ciertos medicamentos para inhibir la caída natural del cabello mediada por toxicidad hormonal, así mismo una vez efectuada la cirugía, se suelen recomendar tratamientos tonificantes, aplicaciones de PRP (plasma rico en plaquetas), así como ciertos cosméticos y suplementos que de manera inicial ayudan a mejorar y mantener los excelentes resultados.

Más tratamientos de cirugía plástica